www.laizquierdadiario.com.ve / Ver online / Para suscribirte por correo o darte de baja, haz click aquí
La Izquierda Diario
http://www.smn.gov.ar/?mod=pron&id=1 Twitter Faceboock

CORONAVIRUS
Desarmados ante la pandemia: 31 millones de personas no tienen agua en Brasil

La situación de Brasil es cada vez más alarmante para detener al coronavirus. El periódico Globo publica cifras, que parecen salidas de una pesadilla, sobre la situación de la población, mientras Bolsonaro se "lava las manos".

Link: http://www.laizquierdadiario.com.ve/Desarmados-ante-la-pandemia-31-millones-de-personas-no-tienen-agua-en-Brasil

El informe del periódico Globo expone datos alarmantes sobre la población de 209 millones de habitantes: 31 millones (16%) de brasileños no tienen agua en su hogar, lo que ni siquiera permite lavarse las manos con jabón, una medida preventiva básica y efectiva para enfrentar al virus. La situación es más extrema para 5,8 millones de personas que no tienen baño en sus hogares, en un país donde 74,2 millones (37%) viven en áreas sin alcantarillado.

Muchas de estas casas se encuentran en barrios marginales y barrios pobres y periféricos, que tienen el agravante de estar entre los 11,6 millones de brasileños (5,6%) que viven en propiedades con más de 3 residentes por habitación, lo que se considera una densidad excesiva. Es decir, simplemente quedarse en casa para estas personas pone en riesgo a sus familias mientras una medida básica, como lavarse las manos, deja de ser posible.

Bolsonaro se burló de esta situación diciendo que "los brasileños saltan a las alcantarillas y no pasa nada". Es una grotesca declaración de desprecio por la vida de las personas. Mientras tanto, el ministro de economía Paulo Guedes y el Congreso buscan acelerar el proceso de privatización del saneamiento, a través del "Nuevo Marco de Saneamiento", que le dará al sector privado la oportunidad de beneficiarse de la explotación de la salud de estas personas.

A su vez, los gobernadores se limitan a defender la cuarentena, aunque sin garantizar pruebas masivas para identificar a las personas infectadas que no necesariamente muestran síntomas del coronavirus. Una medida, como dijimos, que pone en riesgo vidas.

En Río de Janeiro, 4 favelas ya tienen 2 casos confirmados de 5 sospechosos y anuncian el peligro de la fase más grave de la enfermedad, que al llegar a estas regiones con graves problemas estructurales de saneamiento y alimentos tiende a provocar una tragedia social.

La irresponsabilidad de los gobiernos, que a lo largo de los años han preparado las condiciones para que estas familias sean completamente vulnerables al virus, se ve agravada hoy por la falta de medidas para garantizar la vida de estas personas, incluso de forma aislada.

El gobernador de Río de Janeiro, Wilson Witzel y el de São Paulo, João Dória, que aparecen como opositores de la política genocida de "aislamiento vertical" de Bolsonaro, se lavan las manos ante esta situación. Al ordenar, con el apoyo de medidas represivas, que las personas se queden en sus hogares en estas condiciones insalubres, es no preocuparse por el riesgo de vida que corren.

Es necesario exigir que garanticen cuarentenas en lugares saludables, con la expropiación de hoteles sin indemnización, para albergar a estas familias vulnerables y aislar a los contaminados, con garantía de alimentos decentes, suplementos, acompañados por profesionales de la salud y camas instaladas. Que las UCI (Unidad de Cuidados Intensivos) estén equipadas con respiradores para tratar casos severos. Los propios trabajadores autoorganizados podrían administrar estos sitios, que recibirían individuos infectados por el virus durante el tiempo que sea necesario.

Además, existe una necesidad urgente de garantizar que se realicen pruebas masivas de coronavirus, centralizando laboratorios públicos y privados, las industrias farmacéuticas y las universidades, para garantizar esta producción. No faltan recursos para esto, en São Paulo los empresarios deben más de 160 mil millones al estado, pero siguen intocables. La fortuna de estos capitalistas debería pagar impuestos para recaudar fondos para ampliar la contratación de todos los profesionales de la salud desempleados, construir nuevas camas en la UCI y garantizar las máscaras y alcohol en gel.

Sin embargo, la alta tasa de transmisión en estos vecindarios pobres requiere la producción masiva de respiradores mecánicos, que sólo pueden garantizarse si los trabajadores, por ejemplo, de fábricas automotrices o metalúrgicas, toman el control de la reorganización de la producción, cuya cantidad dirá quién vive y quién muere en esa situación.

La ausencia de un "plan de guerra" por parte de estos gobiernos, especialmente de Bolsonaro, implica que esta tarea dependerá de la población y los trabajadores, a través de las asociaciones de vecinos, con las demandas de los sindicatos y de organizarse de diferentes maneras para luchar contra el virus y salvar vidas.

 
Izquierda Diario
Síguenos en las redes
/ LaIzquierdaDiarioVenezuela
@laizqdiariove
www.laizquierdadiario.com.ve / Para suscribirte por correo, haz click aquí